Parrillas de tambor chulengo

Parrillas de tambor chulengo

Cómo limpiar una parrilla: consejos fáciles y prácticos
Es fundamental limpiar bien la parrilla después de hacer un asado para que esté en perfectas condiciones de higiene para su próximo uso. Algunos tips.
La carne asada, las verduras, las pizzas y cualquier otra delicia que se te ocurra adquiere un sabor inigualable si se cocina a las brasas. Pero si la parrilla que usamos para asarlos no está en buenas condiciones de higiene, el sabor puede arruinarse o incluso contaminarse con grasa, óxido o restos de la preparación anterior. Te contamos cómo limpiar una parrilla para dejarla siempre lista para el asado siguiente.

Cómo limpiar parrillas de tambor chulengo de ladrillos

Es un material muy frecuente en Argentina porque es el más tradicional. Si bien son de buena calidad y duran muchísimos años, suelen ser más grandes que otras y, por eso, limpiarlas tiene algunos secretos. Aquí, cómo hacerlo paso a paso:

Una de las cuestiones más importantes es hacer la limpieza al finalizar de asar. Obviamente, debés esperar que se enfríe un poco para no quemarte, pero la idea es aprovechar que el emparrillado esté caliente para poder remover fácilmente los restos.
Lo que debés hacer es mojar un cepillo en agua con vinagre. Te recomendamos usar un cepillo de alambre si la parrilla es de hierro o, un cepillo de cerdas, si es enlozada. El vinagre ayuda a quitar más fácilmente los restos de grasa y ablanda lo que está pegado a la parrilla.
Cepillá con fuerza toda la parrilla procurando sacar todo rastro de carne, óxido y cualquier otra suciedad que haya quedado. Luego, ponela cerca de las brasas aún prendidas para terminar de eliminar cualquier tipo de bacteria.

La estructura del parrillero también debe limpiarse prolijamente. Primero, esperá que se enfríen las brasas y luego quitalas usando una palita. A continuación, usa un cepillo de cerdas como el de un escobillón para barrer la base donde se apoya la parrilla y quitar lo que quede de brasas pequeñas y las cenizas.
Para terminar usá un trapo humedecido en agua tibia mezclada con un poco de bicarbonato de sodio para repasar las paredes interiores y todo el exterior.

Mostrando todos los resultados 5

1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?